San Gaspar
San Gaspar
   

En 1614 se otorga merced a Inés Soto para un cañaveral en las tierras de la hacienda. José de Palacio en 1740 adquiere y establece el ingenio, llega a ser el mas importante industrial del ramo durante el siglo XVIII. Después se añade a San Gaspar las tierras de Santa Rosa Asesentla, ésta tenía una importante concesión de agua. Para 1786 el dueño de la hacienda fue Don Esteban de la Riba Palacios y arrienda la hacienda a Tomás González de la Huerta por siete años. En 1845 la hacienda era administrada por Francisco Obregón, de quien se dice era abuelo del general Álvaro Obregón y abuelo también por conducto de un hijo natural que tuvo con una india del temible general Genovevo de la O, importante lugarteniente de Zapata y gobernador del estado en la época de la Revolución. Don Ramón Portillo y Gómez, que tenía la hacienda de El Puente, fue dueño de San Gaspar por corto tiempo, quedándoselo después la empresa Béistegui y Cía., para, ya integrado al grupo de Chiconcuac, Dolores y San Vicente, vendérselo al yerno de Benito Juárez, el rico español don Delfín Sánchez. En esta época se concentra la molienda en San Vicente y San Gaspar pasa a ser un anexo. A la muerte de Delfín hereda las propiedades su hija Isabel Sánchez Juárez. En 1927 es vendida al general Francisco J. Serrano quien es asesinado en la carretera Cuernavaca – México, episodio conocido como “La tragedia de Huitzilac” Después de un tiempo la hacienda es remodelada por su nuevo dueño Hugo Beckman, director de Teléfonos de México. Se vende y la adquiere una inmobiliaria que construyo en los terrenos campo de golf y fraccionamiento quedando el casco medio abandonado.

En las afueras de Cuernavaca, por la carretera libre a Cuautla, al llegar al fraccionamiento Pedregal de las Fuentes se da vuelta a la derecha (al sur), hasta llegar al poblado de Cliserio Alanís, en cuyos límites está este casco, abajo del fraccionamiento y club de golf San Gaspar.

Fraccionamiento
Campo de Golf
|